martes, 25 de septiembre de 2012

Un àpat singular


Un camarero con turbante se acercó a la mesa empujando un carrito con los platos que la tía Ágata había pedido: pollo adobado en yogur, cordero picado con garam masala, surtido de verduras en harina de coco, pescado frito crujiente con salsa de soja y jengibre, arroz en tres estilos diferentes, patatas fritas, leche, queso, galletas saladas, rodajas de tomate, pepino, kiwi y zumo de mandarina recién exprimido. Ágata dijo al camarero que también necesitaba café bien fuerte.
Mina echó una ojeada al restaurante. La decoración estaba cuidada hasta el más mínimo detalle. La comida era abundante y estaba exquisita.

MARTÍNEZ, Javier (2012): Mina San Telmo y el museo maldito, Barcelona: Edebé, pág. 183.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENGRANDEIX EL TEXT